(Sale.) Prudencia: ¡Estarás contenta! Criada: Y ese día... Con ellas está la Poncia. Amelia: No exageres. Adela: ¡Baja la voz! Magdalena: (Con ironía.) Amelia: Tú te conformaste. Martirio: O como Dios dispone. Bernarda: Ayer. Prudencia está sentada aparte. Lo que pasó del retrato fue una broma y lo debes olvidar. La obra se divide en tres actos, los cuales, exponen la historia de Bernarda Alba. Reviewed in the United States on February 2, 2018, Reviewed in the United States on September 4, 2019, Reviewed in the United States on March 9, 2017, Reviewed in the United States on June 6, 2016, Reviewed in the United States on April 3, 2015, Reviewed in the United States on January 30, 2013, I had no idea the book would come with all the commentary! Pone una escalera y salta las tapias del corral. Un gran silencio umbroso se extiende por la escena. Antes de leerla, no conocí a García Lorca bien. Find it Stacks. Amelia: Adela. Bernarda: Eso son cosas de debilidad. Leí "Bernarda Alba" en un curso universitaria de español que nos intentaba enseñar cómo hablar y recitar en voz alta varios textos castellanos. ¿Que no duermo? Angustias: Yo no hubiera podido. La quedan cinco mujeres, cinco hijas feas, que quitando a Angustias, la mayor, que es la hija del primer marido y tiene dineros, las demás mucha puntilla bordada, muchas camisas de hilo, pero pan y uvas por toda herencia. ¡Dando voces y arrojando piedras! Habla si él habla y míralo cuando te mire. Voz (Dentro): ¡Bernarda! García Lorca, La Casa de Bernarda Alba. No quiero que pasen por aquí. Bernarda: (Levantándose furiosa) ¿Hay que decir las cosas dos veces? (Magdalena se sienta en una silla baja retrepada contra la pared.) La Poncia pointing out to Bernarda that Adela is a more suitable partner for Pepe el Romano than Angustias ¡Bernarda, yo quiero un varón para casarme y tener alegría!' Los anillos de pedida deben ser de diamantes. Adela: ¿Ya te acuestas? Responsibility C. Brian Morris. La Poncia: ¡Lo que digo, Adela! ¿Me has oído? Magdalena: (Casi dormida.) ¡Blanco! País España Director Mario Camus Guion Mario Camus, Antonio Larreta (Obra: Federico García Lorca) Música Varios Angustias: Se lo noto en los ojos. There's a problem loading this menu right now. For the 2020 holiday season, returnable items shipped between October 1 and December 31 can be returned until January 31, 2021. Adela: ¡Calla! Muy cerca de tu tía. La Poncia: No os tengo ley a ninguna, pero quiero vivir en casa decente. I think it is for advanced speakers only. La Poncia: Con la cabeza y las manos llenas de ojos cuando se trata de lo que se trata. Criada: Es la que se queda más sola. Physical description 127 p. : ill. ; 20 cm. Criada: Por la puerta se va a la calle. Deja en paz a tu hermana y si Pepe el Romano te gusta te aguantas. ¡Yo hago con mi cuerpo lo que me parece! Ayer de mañana llegaron los segadores. La Poncia: ¡Pero si yo lo sentí marchar a eso de las cuatro! Coro: Cuatro paredes blancas ligeramente azuladas del patio interior de la casa de Bernarda. (Se oye un gran golpe, como dado en los muros.) Cuarenta o cincuenta buenos mozos. La Casa de Bernarda Alba, Rosario (Rosario, Argentina). Muros gruesos. La Poncia: (Entre dientes) ¡Sarmentosa por calentura de varón! (Adela se levanta de la mesa.) Antes de leerla, no conocí a García Lorca bien. Bernarda: No he dejado que nadie me dé lecciones. ¿Y cómo te lo dijo? Adela: (Con odio contenido.) ¡Pero ya soy más fuerte que tú! Bernarda: Así es. Bernarda: Quien sí estaba era el viudo de Darajalí. These items are shipped from and sold by different sellers. ¿Por qué te pusiste casi desnuda con la luz encendida y la ventana abierta al pasar Pepe el segundo día que vino a hablar con tu hermana? Bernarda: ¿Está hecha la limonada? No me deja respirar. Prudencia: Igual. Reviewed in the United States on July 5, 2017. Amelia: ¡Qué noche más oscura! Con lo que pasa dentro de las habitaciones tengo bastante. Adela: Sí. ¡Trabadlo y que salga al corral! Green Library. Claro es que no le envidio la vida. Angustias: Yo creo, madre, que él me oculta muchas cosas. ¿Lo entiendes? Audio. Es estrecha de cintura, vieja, y con mi conocimiento te digo que se morirá. Criada: Contigo se portó bien. La Poncia: Estos encajes son preciosos para las gorras de niño, para mantehuelos de cristianar. Martirio: ¿Y tú? Adela: ¡Tanto! ¡Ay, qué vida! Debías haber procurado que todo esto estuviera más limpio para recibir al duelo. ¡Dios lo haya perdonado! Criada: Ya tengo el doble de esas campanas metido entre las sienes. La Poncia: Oye, Angustias, ¿qué fue lo que te dijo la primera vez que se acercó a tu ventana? Martirio: Pues vete a servir con ellas. (Entra.) Unidad 1. Amelia: (Curiosa.) Angustias: Magdalena, ¿a qué preguntas, si lo viste? Amelia se levanta corriendo y espía por una puerta.) Si Bernarda no ve relucientes las cosas me arrancará los pocos pelos que me quedan. (Siguen riendo.) Criada: (Entra.) Adela: (Sentándose) ¡Ay, quién pudiera salir también a los campos! Magdalena: Y un hombre tan guapo. (Entran Martirio, Amelia y Magdalena) Alimenta esa esperanza, olvídalo. Prudencia: Ya me voy. (A Angustias.) A vosotras, que sois solteras, os conviene saber de todos modos que el hombre a los quince días de boda deja la cama por la mesa, y luego la mesa por la tabernilla. Martirio: ¿Entonces? Bernarda: Cada uno sabe lo que piensa por dentro. La Poncia: Hace años vino otra de éstas y yo misma di dinero a mi hijo mayor para que fuera. To get the free app, enter your mobile phone number. (Al salir, Martirio mira fijamente a Adela.) Os he hecho una visita larga. Angustias: Ya he cortado la tercer sábana. Pues seguir. Federico García Lorca concluyó la escritura de La casa de Bernarda Alba el 19 de junio de 1936, apenas un mes antes del comienzo de la Guerra Civil Española y de su asesinato el 18 de agosto del mismo año. La Poncia: El más caro. Para una camisa. Adela: El caballo garañón estaba en el centro del corral. La Poncia: Son ellos. Bernarda: Las mujeres en la iglesia no deben mirar más hombre que al oficiante, y a ése porque tiene faldas. Suenan las campanas) ¡Dominanta! La Poncia: Pero yo soy buena perra; ladro cuando me lo dice y muerdo los talones de los que piden limosna cuando ella me azuza; mis hijos trabajan en sus tierras y ya están los dos casados, pero un día me hartaré. La Casa de Bernarda Alba – Entrevistas con las actrizes, pruebas, imágenes y una lectura completa del texto en español con una transcripción de lado a lado en inglés y español. Lorca saw in theatre the most perfect means to reach people's souls, more immediate and effective than poetry, and he kindled this possibility even amidst difficult times. Martirio: Le corresponde a Amelia. Angustias: No tiene mal tipo. Descubre el romance entre Pepe y Adela, y hace que esta se suicide. Amelia: Chisst... ¡Que nos va a oír! En la misa de mi madre, que esté en gloria, cantó. Angustias: No, porque cuando un hombre se acerca a una reja ya sabe por los que van y vienen, llevan y traen, que se le va a decir que sí. La Casa de Bernarda Alba se reconoce generalmente como una de las mejores tragedias poéticas del siglo XX. Adela: Tengo mal cuerpo. A Pepe no lo ha visto ni ella ni yo. De Pepe el Romano, ¿no es eso? Angustias: Y a mí, ¡pero hay que pasarlas! Martirio: ¡Yo qué sé lo que hace! La Casa de Bernarda Alba (1987) Español. Mira a ver si puedes agarrar la liebre con tus manos. Creí que llegaba nuestra madre. ¡Siquiera allí se ríe y se oyen porrazos! La Poncia las sirve. (Se va Martirio.) Si fuera rica la tendría de holanda. Sale Prudencia.) La Poncia: ¡Yo pude con él! ; ¡que lo mismo estarás tú que estaré yo! ¡Fastídiate! Angustias: Sí, esta noche no viene Pepe. Magdalena: Son los hombres que vuelven al trabajo. Was easy and fun. Prudencia: Es precioso. No necesito lucirme ante nadie. Angustias: Sí. ¡Durmiendo o velando, no tienes por qué meterte en lo mío! To calculate the overall star rating and percentage breakdown by star, we don’t use a simple average. La Poncia: ¡Lo veremos! Habitación blanquísima del interior de la casa de Bernarda. En vez de darle por otra cosa, le dio por criar colorines hasta que murió. Teatro (virtual) Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. El decorado ha de ser de una perfecta simplicidad. Yo he venido a comer. Era la primera vez que estaba sola de noche con un hombre. (Tirándose del cabello) ¿Y he de vivir yo después de verte marchar? ¡A veces! Martirio: (Con intención.) Bernarda: (A la Criada) ¡Silencio! ¡Ya no volverás a levantarme las enaguas detrás de la puerta de tu corral! Adela: Es inútil tu consejo. La Poncia: Ya están tomando en el patio. Criada: Ni con el jabón ni con bayeta se le quitan. Adela: Voy a llegarme hasta el portón para estirar las piernas y tomar un poco el fresco. Amelia: La noche quiere compaña. A mí me gusta mucho cómo canta el párroco. Al término de éste, las mujeres se marchan. Angustias: ¡Claro! Ahora que nadie como el antiguo sacristán, Tronchapinos. Amelia: ¡Ay! La Poncia: De muy lejos. Amelia: ¡Yo tampoco! Magdalena: Peor suerte que tienes no vas a tener. Adela: ¡No me mires más! Adela: Métete en tus cosas, ¡oledora! (Entran Adela, Martirio y Amelia.) La Poncia: Los de ella. Bernarda: Así nos acostaremos antes. Unable to add item to List. Mendiga: Siempre me las dan. Bernarda: Nosotras tuvimos arca. Martirio: Esta noche pasada no me podía quedar dormida del calor. ¡Alegres! No es éste tu lugar. (Suenan las campanas) Las cinco a la vez: Vaya usted con Dios. La casa de Bernarda Alba (Focus Student Edition) (Spanish Edition), La casa de Bernarda Alba (Spanish Edition), Bodas de Sangre (Letras Hispanicas) (Spanish Edition), La casa de Bernarda Alba: by Federico García Lorca (Hispanic Texts) (English and Spanish Edition), Conexiones: Comunicación y cultura (Myspanishlab), Student Activities Manual for Conexiones: Comunicacion y cultura, A Little History of the United States (Little Histories), The Oxford Illustrated History of the First World War: New Edition, Cracking the AP U.S. History Exam 2019, Premium Edition: 5 Practice Tests + Complete Content Review (College Test Preparation). Cosas de conversación. El alumno debe haber leído la pieza previamente aunque no hace falta tener conocimientos del … Angustias: ¡Ojalá! Martirio: No habléis de locos. La Poncia: (Interviniendo.) A ver si ahora Angustias los usa en los suyos. La iglesia está hermosa. (Entra Angustias.) En el primer responso se desmayó la Magdalena. ¿A qué hora se fue? Mujer 1: Niña, cállate. No por encima de ti, que eres una criada, por encima de mi madre saltaría para apagarme este fuego que tengo levantado por piernas y boca. Película completa de producción en Cervantes Theatre para alquiler a £ 19.99. La casa de Bernarda Alba es una obra teatral en tres actos escrita en 1936 por Federico García Lorca. Anoche llegó al pueblo una mujer vestida de lentejuelas y que bailaba con un acordeón, y quince de ellos la contrataron para llevársela al olivar. Tin, tin, tan. Prudencia: Ya sabes sus costumbres. Mira tú cómo están las vecinas del callejón, sacrificadas por cuatro monigotes. ¿Te ha regalado ya el anillo? No nos vemos nunca. (Sale la Criada) Mendiga: (Con una niña) ¡Alabado sea Dios! Fue con su madre a la capital. Lanzamiento : Apr 01, 1982. Magdalena: ¡Voy a ver! ¿Qué es eso? Prudencia: Estoy desganada. Criada: ¡Qué mujer! Sentarse. (Ríen) ¿Tú por qué lo sabes? Os dejo una serie de enlaces y materiales útiles para leer y estudiar La Casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca. Los contrastes son muy frecuentes en la obra lorquiana, y en La casa de Bernarda Alba pueden simbolizar la dicotomía que existe entre lo que quiere el individuo y lo que exige la sociedad, o en este caso lo que quiere Adela frente a lo que quiere su madre. Bernarda: A ella le va en lo suyo como a ti en lo tuyo. Angustias: Mírelo usted. And as it is being made it talks and shouts, cries and despairs". Prudencia: Nunca vi un mueble de éstos. Bernarda: Dieciséis mil reales he gastado. Criada: ¿Han venido todos sus parientes? Vete. Magdalena: (Sentándose) ¡Cada clase tiene que hacer lo suyo! Te he tenido miedo. ¡Como árboles quemados! Adela: (Fuerte.) La Poncia: No me desafíes. (Por el fondo, de dos en dos, empiezan a entrar mujeres de luto con pañuelos grandes, faldas y abanicos negros. La Poncia: Claro, se empeña en que, con el calor que hace, vaya a traerle no sé qué cosa de la tienda. La Poncia: Treinta años lavando sus sábanas; treinta años comiendo sus sobras; noches en vela cuando tose; días enteros mirando por la rendija para espiar a los vecinos y llevarle el cuento; vida sin secretos una con otra, y sin embargo, ¡maldita sea! Read this book for A level Spanish!! Mendiga: (Fuerte con cierta irritación) ¡Alabado sea Dios! Muros gruesos. Habitación blanca del interior de la casa de Bernarda. prosista español, es el poeta de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo XX y fue uno de los más importantes miembros de la generación del 27. Además, ¡si te vas a ir antes de nada! Amelia: Siempre trae mala sombra. La Poncia: (A voces) ¡Ya viene! La Poncia: Tirana de todos los que la rodean. Prudencia: Y Angustias, ¿cuándo se casa? Puedes sentarte. Criada: (Llorando) ¡Bernarda! (Se oye un canto lejano que se va acercando.) Fastídiate, Antonio María Benavides, tieso con tu traje de paño y tus botas enterizas. There was an error retrieving your Wish Lists. La Poncia: ¡Sombra tuya he de ser! Magdalena borda. Bernarda os llama. Criada: Sangre en las manos tengo de fregarlo todo. La Poncia: No. (Pausa, y como hablando con los gañanes.) Magdalena: (A Adela) ¿Has visto los encajes? Bernarda: Adiós, Prudencia. Vinieron de los montes. La Poncia: ¡Por Dios! La Poncia: Hace un minuto dieron las tres. La Poncia: Era la una de la madrugada y salía fuego de la tierra. Las puertas de la izquierda dan a los dormitorios. Martirio: Una buena noche para ladrones, para el que necesite escondrijo. ¿Crees que no me he fijado? La recomiendo para cualquier estudiante de español de nivel avanzado. ¿Es que no has dormido bien esta noche? Adela: En vez de limpiar la casa y acostarte para rezar a tus muertos, buscas como una vieja marrana asuntos de hombres y mujeres para babosear en ellos. Bernarda: Una hija que desobedece deja de ser hija para convertirse en una enemiga. Como le dé por tener crías vais a estar cosiendo mañana y tarde. Adela: Interés o inquisición. Amelia: Es verdad. Ésa no resiste el primer parto. Para que las gentes no escupan al pasar por esta puerta. 446 likes. (Ríen todas. (Se levanta.) Prudencia: ¡Me ha retemblado dentro del pecho! Prudencia: Lo preciso es que todo sea para bien. Criada: ¿Hay bastantes sillas? (Se oyen lejanísimas unas campanas.) La Poncia: (Alto.) Prudencia: (A Angustias.) Angustias: Yo lo encuentro distraído. Además, ¿quién dice que no te puedas casar con él? (Se lo alarga.) Bernarda: Es un verdadero hombre. Prudencia: No sé qué te diga. Todas: (Santiguándose) Sea por siempre bendito y alabado. Así no tendrás disgustos. Suelos barnizados con aceite, alacenas, pedestales, camas de acero, para que traguemos quina las que vivimos en las chozas de tierra con un plato y una cuchara. (Se sientan. Es capaz de sentarse encima de tu corazón y ver cómo te mueres durante un año sin que se le cierre esa sonrisa fría que lleva en su maldita cara. Criada: Con dos vueltas de llave. La Poncia: ¿Y habló más? También me levanté yo. Me voy a oírlo. ( En voz baja.) Criada: (Irritada) ¡Por siempre! La Poncia: Sí, y por poco lo dejo tuerto. Las puertas de la izquierda dan a los dormitorios. Criada: (Con tristeza, ansiosa) ¿Por qué no me das para mi niña, Poncia? You're listening to a sample of the Audible audio edition. Please try again. Martirio: (Con intención y mirando a Adela.) Martirio: (Sentándose) ¡Así es! La casa de Bernarda Alba Nivel educativo y conocimientos previos de los alumnos. Angustias: Debía estar contenta y no lo estoy. (A Adela.) (Se dirige a la mesa y se sienta otra vez.) Adela: Me sigue a todos lados. Han venido curas de todos los pueblos. La Poncia: Pues, ¿qué hace? ¡Ojalá que un día no quedáramos ni uno para contarlo! En cuanto Bernarda, sus hijas y las mujeres entran en escena, la criada cambia inmediatamente de tono y empieza a lamentarse por la muerte de Antonio María Benavides. (Al levantarse el telón hay un gran silencio, interrumpido por el ruido de platos y cubiertos.) Si le pregunto qué le pasa, me contesta: «Los hombres tenemos nuestras preocupaciones.» ¡Qué me iba a decir? (Se oye otra vez el golpe.) Que me encierro en mi cuarto y no abro la puerta? Buen descanso ganó su pobre marido. Al levantarse el telón está la escena sola. Es la última pieza teatral escrita por Federico García Lorca.El dramaturgo termina de escribirla el 19 de Junio de 1936, justo dos meses antes de ser asesinado por el “bando nacional” al comienzo de la Guerra Civil Española. Something went wrong. Adela: ¡Eso no es verdad! (Salen.) Bernarda: ¿Y tu marido cómo sigue? Las paredes blancas contrastan con los vestidos de luto de las mujeres. Adela: ¿Es que no te gustan a ti? Amelia: A mí me daría no sé qué. Si quieres llorar te metes debajo de la cama. Que se sienten en el suelo. (Vuelven a sonar las campanas) Sí, sí, ¡vengan clamores! La Poncia: La vieja. Angustias: Yo me encuentro bien, y al que le duela que reviente. Retumbaban las paredes, y cuando decía amén era como si un lobo hubiese entrado en la iglesia. Yo nunca pude usarlos en los míos. ¡Quisiera ser invisible, pasar por las habitaciones sin que me preguntarais dónde voy! Yo los vi de lejos. Criada: ¡Mujer! Reviewed in the United Kingdom on April 23, 2019, Reviewed in the United Kingdom on December 23, 2015. Adela: A beber agua. Magdalena: Todas, menos Angustias. Angustias: Ya he cortado la tercer sábana. La Poncia: ¡Esa niña está mala! Please try again. Adela: Que nunca se sabe. Angustias: Pues a mí no me chocó. A veces se asoma a mi cuarto para ver si duermo. Criada: También están solos los perros y viven. Nadie podrá evitar que suceda lo que tiene que suceder. Pero un día Adela, la hija de Bern… Muchacha: Me pareció... Google Sites. Los hombres necesitan estas cosas. Enlace: ... La casa de Bernarda alba. Sí, Bernarda. La Poncia: Ese día me encerraré con ella en un cuarto y le estaré escupiendo un año entero. La Poncia: (Con intención y en voz baja.) Lo que quieras, pero no vayas contra la ley de Dios. Adela: Se les perdona todo. SAM. Pero me encanta la ropa interior. 5 (3) ... Título original La casa de Bernarda Alba Año 1987 Duración 103 min. Tin, tin, tan. ¡Parecía una aparición! (La Poncia lo hace.) ¡Claro es que al final dio un gallo, pero da gloria oírlo! Cuadros con paisajes inverosímiles de ninfas o reyes de leyenda. A ése lo vimos todas. (La Criada limpia. Angustias: ¡Siempre discutiendo! Magdalena: Yo me levanté a refrescarme. Adela: (Con sarcasmo.) Lo vi acercarse y, al llegar, me dijo: "Buenas noches." (Cesan las campanas) La casa de Bernerda Alba . Available online At the library. It also analyzes reviews to verify trustworthiness. Es verano. Adela: ¡Pero es posible! Bernarda: No procures descubrirlas, no le preguntes y, desde luego, que no te vea llorar jamás. La Poncia: (En la alacena) Este cristal tiene unas motas. Doble de grande, llenando todo lo oscuro. La Poncia: ¡Estoy segura! Magdalena: Y ni nuestros ojos siquiera nos pertenecen. Mujer 1: (En voz baja) ¡Vieja lagarta recocida! Martirio: Verdaderamente es raro que dos personas que no se conocen se vean de pronto en una reja y ya novios. (Se oyen unos campanillos lejanos, como a través de varios muros.) ¡Ya me ha tocado en suerte este convento! Angustias: Cuando usted quiera. ¿Dónde vas? Angustias: (Seca.) Amelia: Los de Angustias para sus sábanas de novia son preciosos. Acto 1Se inicia con la muerte del segundo marido de Bernarda Alba. ¡Adela, no me desafíes! Ya me habéis dejado los pies señalados. En la mesa de tu cuarto los he puesto. We work hard to protect your security and privacy. La Poncia: ¡No callo! Top subscription boxes – right to your door, © 1996-2020, Amazon.com, Inc. or its affiliates. Prudencia: Los muebles me han dicho que son preciosos. Casi se me salía el corazón por la boca. Con ellas está la Poncia. La recomiendo para cualquier estudiante de español de nivel avanzado. Magdalena: Pues, ¿no estabas dormida? La Poncia: ¡Velo! Magdalena: Angustias, ¿pongo también las iniciales de Pepe? Bernarda: Hace bien. Ya vendré a que me enseñes la ropa. More. Martirio: Le corresponde a Amelia. Magdalena: Desde luego hay que reconocer que lo mejor que has tenido siempre ha sido el talle y la delicadeza. Adela: No se ve a dos pasos de distancia. ¡Hoy no se dará cuenta! Ella ha visto a su madre. Bernarda: ¿Viene esta noche? Amelia: Nacer mujer es el mayor castigo. Amelia: Se iría a eso de la una y media. La familia Alba vive en un pueblo pequeño de Andalucía. Cuadros con paisajes inverosímiles de ninfas o reyes de leyenda. Amelia: Ahora salen a segar. Angustias: Está dormida. Mujer 3: Cae el sol como plomo. Irina Kouberskaya y Hugo Pérez de la Pica dirigen La casa de Bernarda Alba, la última de las tragedias rurales de Federico García Lorca.La obra cuenta la historia de Bernarda Alba que, tras haber enviudado por segunda vez a los 60 años, decide vivir los próximos ocho años en el luto más riguroso. El que la contrataba era un muchacho de ojos verdes, apretado como una gavilla de trigo. Adela: ¡Qué cariño tan grande te ha entrado de pronto por mi hermana! ¡Y eso no! Bernarda: Menos gritos y más obras. Angustias: ¿Me compraste el bote de esencia? La Poncia: Mejor lo sabrás tú que yo, que duermes pared por medio. Magdalena: Yo no pienso dar una puntada. Angustias: Sí. Prudencia: Buenas noches nos dé Dios. Adela: (A Martirio, que trae unos encajes) ¿Y éstos? ¿Tan tarde? Por mucho que pienso no sé lo que te propones. Mujer 1: Hace años no he conocido calor igual. Trae un jarro de agua fresca. Silla de anea. Magdalena: ¿De dónde son este año? Puertas en arco con cortinas de yute rematadas con madroños y volantes. Ya es tarde. Angustias: Usted sabe que ella no me quiere. Angustias: Nada. Bernarda: Vienen a pedirla dentro de tres días. ¡Se necesita buen humor! Bernarda se sienta y Angustias está arreglando la mesa.) Angustias: Allí estaba. La Poncia: Yo no te puedo oír. Martirio: Son para mí. Was way too difficult to read as a novice Spanish speaker. Las campanas están doblando por el finado y, mientras tanto, las dos criadas de la casa, la Poncia y otra, hablan sobre la dureza de la patrona. Bernarda: Con perlas o sin ellas las cosas son como una se las propone. ¡Qué lástima de cuerpo, que no va a ser para nadie!" Angustias: Afortunadamente pronto voy a salir de este infierno. Amelia: ¿Es eso cierto? El blanco también representa la pureza, y el negro, la muerte. (Pausa.) Imprint London : Grant & Cutler in association with Tamesis Books, 1990. Angustias: Pero y a las cosas han cambiado. ¡Maldita sea! ¡pérfida! El autor granadino continúa en el camino de la experimentación con temas, personajes y géneros de la tradición teatral, a los que presenta desde inusitadas perspectivas y filtra por el tamiz d… Es una espacio digital , en el cual es elaborado por grupo de estudiantes del curso Ficción sonora de la Universidad San Martín de Porres Leí "Bernarda Alba" en un curso universitaria de español que nos intentaba enseñar cómo hablar y recitar en voz alta varios textos castellanos. Muchacha 1: (Con timidez) Comer es necesario para vivir. Bernarda: ¿A qué hora terminaste anoche de hablar? Lots of action. Las puertas, iluminadas por la luz de los interiores, dan un tenue fulgor a la escena. There was a problem loading your book clubs. La Poncia: Era muy oscuro. Angustias: ¡No sería él! Las sobras de hoy son para mí. Magdalena borda. (Prudencia se sienta.) Voz: ¡Bernarda! ¡No quiero mancharme de vieja! En el "Pater noster" subió, subió, subió la voz que parecía un cántaro llenándose de agua poco a poco. ¿No estabais cosiendo? Enter your mobile number or email address below and we'll send you a link to download the free Kindle App. Parece como si estuvieran hechos de otras sustancias. Martirio: Claro, ¡no duerme apenas! Bernarda: ¿Quieres un poco de queso y miel? Sólo sabía que era poeta español, andaluz, avant-garde, romántico, y que Franco le había mandado su asesinato. Instead, our system considers things like how recent a review is and if the reviewer bought the item on Amazon. Me corría el sudor por todo el cuerpo. Bernarda: A tu edad no se habla delante de las personas mayores. Pausa) (Fuerte) Magdalena, no llores. (Sale riendo) In order to navigate out of this carousel please use your heading shortcut key to navigate to the next or previous heading. Adela: ¡Calla! Desde que se peleó con sus hermanos por la herencia no ha salido por la puerta de la calle. Criada: ¡Si te viera Bernarda...! Al levantarse el telón está la escena sola. Prudencia: El último toque. Es de noche. Bernarda: Al amanecer. Angustias: Sí, siempre habló él. Las hijas de Bernarda están sentadas en sillas bajas, cosiendo. (Adela llora.) Magdalena: ¡Qué cosa más rara! No me voy a perder. Criada: Fuera de aquí. Aquí es el único sitio donde no se puede pronunciar esta palabra. María Josefa shouting out to Bernarda why she wants to be freed (Repression vs Liberty) La Poncia: Nosotras tenemos nuestras manos y un hoyo en la tierra de la verdad. La Poncia: ¡No seas como los niños chicos! Se le está poniendo mirar de loca. Mujer 1: Los pobres sienten también sus penas. (Imitándolo) ¡Ameeeén! ¡Mal dolor de clavo le pinche en los ojos! Mi cuerpo será de quien yo quiera! (Se echa a toser) Bernarda: No le debes preguntar. Bernarda: Ya hemos comido. Mirando sus ojos me parece que bebo su sangre lentamente. Un gran silencio umbroso se extiende por la escena. (Pausa.) Reviewed in the United States on June 5, 2011. Vinieron a verlo muerto, y le hicieron la cruz. Debe tener calor. (Se duerme.) Y siempre: "¡Qué lástima de cara! Angustias: Buenas noches. Prudencia: Yo dejo que el agua corra. ¿Y he de vivir? La Poncia: ¡Mata esos pensamientos! Bernarda: Estaba su madre. Y cuando te cases, menos. ¡Pero se fastidia! Criada: Ésa es la única tierra que nos dejan a las que no tenemos nada. Bernarda: Habitación blanca del interior de la casa de Bernarda. Ver La casa de Bernarda Alba (1982) Online espanol . Bernarda: No hay motivo para que no lo sea. Amelia: Y mucho menos cuidar niños ajenos. Había un nublo negro de tormenta y hasta cayeron algunas gotas. Traen unos cantos preciosos. Martirio: Ésta se puso a mirarlas de modo que se iba a tronchar el cuello. La Poncia: Las viejas vemos a través de las paredes. Prudencia: No la ha perdonado. (Terminan de entrar las doscientas mujeres y aparece Bernarda y sus cinco hijas) Martirio, participa en todos los actos, ya que es un personaje crucial para la obra. Mujer 2: (Aparte y en baja voz) ¡Mala, más que mala! Si quieres te daré mis ojos, que son frescos, y mis espaldas, para que te compongas la joroba que tienes, pero vuelve la cabeza cuando yo pase. Español 202. Está el hombre de los encajes. Entran lentamente hasta llenar la escena) (Rompiendo a gritar) ¡Ay Antonio María Benavides, que ya no verás estas paredes, ni comerás el pan de esta casa! ¡Soy más lista que tú! ¡Magdalena! ­ ­ La Casa de Bernarda Alba pueblos de España Federico García Lorca (1936) Bernarda, 60 años. La Poncia: Sobran. Unidad 2. (Pausa. Toda la obra sucede en el interior de la casa de Bernarda, donde ella vive con sus cinco hijas, su madre, su criada La Poncia y otra criada. Bernarda: Espérate, mujer. Amelia: (A la Poncia.) Martirio: No tiene ni más ni menos que lo que tenemos todas. Criada: (Llevando el canto) Tin, tin, tan. Abre la puerta del patio a ver si nos entra un poco el fresco. Mujer 3: (Aparte y en baja voz) ¡Lengua de cuchillo! Constituye un exponente más de la capacidad de Federico García Lorca para aunar la tradición y la vanguardia por medio de un teatrosimbólico de índole muy personal que le sitúa entre los valores más destacados del canon internacional. ¡Que nos espere muchos años'. (Pausa. Series Critical guides to Spanish texts 50 Online. La Casa de Bernarda Alba (Spanish Edition) (Spanish) Paperback – June 1, 1993 by Federico Garcia Lorca (Author) › Visit ... #103,546 in Libros en español; Customer Reviews: 4.6 out of 5 stars 83 ratings. La Poncia: (Interviniendo.)